miércoles, 16 de agosto de 2017

Friendship - I&II


Año: 2017
Sello: Sentient Ruin Laboratories
País de origen: Japón

Sólo a un puñado de dementes japoneses se les pudo haber ocurrido un nombre como éste: Friendship, Amistad. Una ironía brutal, un contraste exquisito entre el nombre del grupo y su música. Música que por instantes está más cerca del ruido que de la música, pero, joder, que de eso se trata esto.
Estamos ante un compilado realizado por uno de mis sellos favoritos (Sentient Ruin Laboratories), el cual cumple la función de aglutinar los dos ep's auto-editados por la banda, o sea "I" y "II", en un mismo disco. Sabia decisión pues es absolutamente imprescindible para el fanático del terrorismo sonoro, tener ambas piezas en una misma placa. Nueva excelente decisión de la gente a cargo de éste gran sello de la Bay Area.
Dije que es irónico que la banda tenga ése nombre, siendo que su música está lejos, muy lejos de ser amistosa. Lo que no dije es qué tipo de música hacen estos nipones. Powerviolence, Grindcore, Noise y Sludge, todo condensado de forma precisa y desaforada a la vez, por un grupo que le hace honor a la historia del terrorismo sonoro en la Tierra del Sol Naciente. Es como si metiéramos en una licuadora a Nails, Hatred Surge y Iron Lung (todas referencias absolutamente ineludibles, por calidad y por violencia, del Powerviolence y el Grindcore), con los pasajes más pesados y lentos de Swans, las atmósferas opresivas de Corrupted, acoples propios del Sludge a la Nootgrush, y caos al por mayor.
Tan pronto como te apabullan con un vendaval de acordes incomprensibles y blast beats enajenados, los japoneses estos se hunden en el fango de la lentitud asfixiante, con un bajo que mete golpes graves y distorsionados que se propagan en el espacio y tiempo como si no tuvieran fin, interrumpiendo dicha extensión sonora espacio-temporal con otro golpe de graves de idéntica forma. No hay parámetros que permitan saber por dónde va a venir el ataque, ni en qué forma lo van a perpetrar. Se basan en el caos y listo, esa es la raíz y la premisa de su música, no hay que darle más vueltas. No son exactamente canciones, en otras palabras. Son creaciones monstruosas y destructivas en las cuales hay riffs (difíciles de memorizar pues casi no se entiende lo que tocan las guitarras), voces guturales, bases estruendosas, y todo aquello que hace a la música extrema. Pero no hay formas predefinidas, no hay contornos visibles ni estructuras convencionales. Es terrorismo sonoro ¿ok?
Ni siquiera sé cuáles son las canciones que más me gustan, aunque, mientras escribo esto, pistas como "Bottomless Pit", "Abuse" y "El Chapo" están haciendo estragos en mi mente. Sin embargo, nobleza obliga, el disco entero hace estragos en mi mente, la sacude, la perturba, la aturde. Y amo que así sea pues estamos hablando de música hecha para provocar en el oyente todos esos estados y sensaciones. Las mismas sensaciones que siempre he buscado en una banda extrema japonesa, y que Friendship provocan sin ponerse a pensar en cuan jodido dejan al oyente. Como debe ser, por supuesto.

Bandcamp
Label

Valdur - Pathetic Scum



Año: 2015
Sello: Bloody Mountain Records
País de origen: USA

Desde la soleada California nos llega este oscuro y brutal combo llamado Valdur, quienes ya tienen cuatro discos full sobre sus espaldas, siendo éste "Pathetic Scum" el cuarto. Banda que desconocía hasta el momento de escuchar el disco que hoy les traigo, y de quienes sólo tenía la siguiente referencia: comenzaron haciendo Black/Death, luego se metieron de lleno en el US Black Metal, para luego, con éste disco, volcarse hacia el Death Metal. Pues bien, si bien la presencia de éste último género es muy evidente (el Death Metal), lo concreto es que la influencia del Black Metal sigue ahí, latente, presente en gran parte del disco. Es por eso que creo que la etiqueta Black/Death no es nada desacertada en este caso.
Brutales, blasfemos y minimalistas, la banda de Mammoth Lakes se apoya en características harto conocidas, y muy en boga hoy en día: la incontenible oscuridad de Incantation, el ataque constante que caracteriza a las bandas del más impiadoso Black/Death, y la crudeza propia de bandas de Black Metal como Ampütator y bandas similares. O sea que sí, les cabe la etiqueta Black/Death.
Voz cavernosa, blast beats constantes y bien tocados, guitarras furiosas, un bajo cuyo sonido pareciera salir de un amplificador roto, y una atmósferas siempre viciosa. Letras que son más ataques malintencionados contra la religión cristiana antes que líricas elaboradas en base a temas oscuros (aunque se abordan el paganismo y el satanismo en muchas partes), y una estética acorde a la morbosamente endiablada idea/concepto que envuelve al grupo: ropas negras, rostros que casi no se ven y sombras abundantes que rodean a sus integrantes para darle un aura negra que encuadre. Historia vieja y repetida ¿no? Mas, en éste caso hay una cantidad suficiente de aciertos que permiten que "Pathetic Scum" sea un disco interesante. Claro, interesante para el que guste de la música malvada, ruidosa y bestial. Si no te caben esas cualidades, tal vez debas pasar de largo.
No pude escuchar los discos previos de Valdur, ni los discos full, ni los otros trabajos (ep's, discos compartidos, singles, etc), por lo que no puedo formarme una opinión cabal acerca de la carrera del grupo y su evolución. Lo que sí puedo decir, es que "Pathetic Scum" es un disco convincente. ¿Que les falta encontrar un sonido propio que los diferencie del resto? Seguro, pero primero hay que ver si les interesa hacerlo. ¿Que la personalidad del grupo hace que, inevitablemente, uno deba remitirse a nombres de otras bandas para relacionarlos en lo estilístico? Ni dudarlo. Y eso es algo que en este disco se repite seguido. Pero, a cada uno lo que es de cada uno, estos tipos parecen creer fervientemente en su propuesta, y eso se traduce en canciones poderosas, bien construidas y homogéneas en cuanto a su calidad. O sea, estamos ante un disco que no tiene baches, aun cuando le vendrían bien algunos momentos de mayor calidad. Pero, nobleza obliga, el estilo es así: monótono, contundente y directo. Sin ambages, estos tipos van al hueso, como debe ser.
Por cierto, el baterista de Valdur es Matthew, también conocido como Sxuperion, líder y único miembro de la banda del mismo nombre, y dueño del sello Bloody Mountain Records.

Bandcamp
Facebook
Label
Earsplit PR



martes, 15 de agosto de 2017

Insect Death - Perpetuating Idiocy



Año: 2016
Sello: Zero Budget / Twin Town Tyrant Records
País de origen: USA

Will Maravelas, el hombre orquesta detrás de este proyecto dedicado al Grindcore con toques del más primitivo Death Metal, es un tipo inquieto. Es integrante de Chalice of Suffering, banda de Funeral Doom que ya hemos reseñado aquí. También toca en Plague of Stars y We Are Legion. No pierde el tiempo el bueno de Will. Pues bien, como ya dije al comienzo, y como ya habrán notado ustedes mismos al ver el logo, en el cual encontramos referencias más que obvias a Insect Warfare y Napalm Death, Maravelas saca a relucir su gusto por un género que está muy lejos del Funeral Doom, en las antípodas, si hablamos de velocidad.
Nada nuevo bajo el sol, así podría definir lo hecho por este multi-instrumentista en éste primer y único disco de su criatura grinder. Mucha energía y pocas ideas, a decir verdad. Pero lo compensa, justamente, con el derroche de energía. Muchas bandas del estilo hacen lo mismo, lo de compensar la falta de grandes canciones con otros atributos, y la creación de Maravelas (quien se hace cargo de absolutamente todo) no es la excepción a la regla. De cualquier manera, las ganas y algunas buenas canciones (la canción que da nombre al disco y "Bullshit"), hacen que la opera prima de esta one man band sea decente.
Graciosa frase la que usa Will para explicar lo que es Insect Death. "Insect Death. Enojado y ruidoso. Dedico este ruido a las madres. A ellas no les gusta el Metal, pero es Metal para amar a tu madre". Además de simpático, permite saber que este muchacho encara su propuesta grinder desde la perspectiva de un metalero y no desde el lugar de un punk. Yo soy de los que gustan del Grindcore cuando la raíz en el Punk derivado hacia lo más podrido del Metal y no cuando es al revés. Será por eso que Insect Death no termina de convencerme. Pero me entretiene, su ruido salvaje y directo es, como mínimo, entretenido. Le falta carisma, faltan riffs memorables y partes que inciten al mosh. Pero tampoco es un gran problema eso. En definitiva, con la abundancia de bandas y discos que hay, uno ya no puede esperar que todo lo que llega para ser reseñado sea una maravilla. Alcanza con que no sea malo, y "Perpetuating Idiocy" al menos escapa a eso: ser un mal disco.

Bandcamp
Zero Budget
Twin Town Tyrant
Metal Nations

lunes, 14 de agosto de 2017

Piss Vortex - Future Cancer


Año: 2016
Sello: Interdisciplinarian
País de origen: Dinamarca

El Grindcore es un estilo musical del cual siempre espero lo mismo: violencia. Toda esa cuestión actual de hacerlo más o menos técnico, con más o menos groove, y dale que va, de nada sirve si la música carece de la violencia necesaria. Violencia en el sonido, en los ritmos, las voces, la forma de tocar, las líricas, la portada...todo. Todo lo demás es accesorio, y da igual el grado en el cual se encuentren insertados los otros elementos en la propuesta del grupo en cuestión. Piss Vortex tocan Grindcore y son terriblemente violentos. Por ende, me gusta lo de estos tipos.
Acá hay varias sorpresas. Primero, uno puede pensar que son parte de la nueva escena de psicópatas norteamericanos que se dedican a tocar Grindcore de forma intrincada, sinuosa y combinando influencias de otros estilos. Sí, bandas como Dendritic Arbor o el Brutal Truth de los últimos años, y hasta me atrevo a nombrar a Pyrrhon y toda esa manga de lunáticos que llevan el ruido en la sangre y que aman moverse en medio del caos. Piss Vortex son ese tipo de banda, de las que tocan muy bien, pero que no temen ocultar la técnica bajo toneladas de ruido y disonancias abrumadoras, blast beats complejos, cortes inesperados, partes de lentitud arrastrada y voces que podrían proceder de algún maníaco escapado de algún manicomio danés. Y repito lo de ser daneses pues cualquiera que no los conozca, y al leer los nombres antes mencionados, puede creer que esta banda de terroristas del sonido es de USA. Repito, son dinamarqueses y están marcando un camino nuevo dentro de la escena extrema de dicho país.
"Future Cancer" es un disco difícil pero trastornadamente encantador. No hay por dónde agarrarlo, nada es cómodo para el oyente acá. Las estructuras no siguen patrones pre-definidos, simplemente explotan y nunca sabés por dónde van a venir las esquirlas de dicha explosión. Los temas se concatenan a través de texturas y movimientos abruptos que abruman al oyente, haciendo que uno pierda de vista las sutilezas en medio del caos. Pues sí, hay muchas sutilezas, tal es el caso de la joya preciosa del disco, la descomunal "Patterns of Repetition", que de repetitiva no tienen nada, ya que la banda se va del Grindcore más inhumano a momentos de una calma psicótica, como si estuviera latente la próxima explosión, sonidos cósmicos, disonancias a la Ulcerate y atmósferas opresivas que surgen de acordes eternos y negros. Esperen lo inesperado, pero con un alto grado de creatividad, no es sólo locura. Y digo que hay que esperar lo inesperado porque es así, no hay nada previsible acá.
¿Arreglos de jazz? Sí, pero tocan Grindcore ¿ok?. Los fundamentalistas del Grindcore pondrán el grito en el cielo, por supuesto. Pero, evolucionar implica cambios, y a estos daneses, como a muchas otras bandas modernas de Grindcore, les gusta jugar con los cambios y hacer que el oyente se sienta un poco confundido ante tamaño desorden perfectamente planeado.
En resumen, este disco es del 2016, ya pasó un año y puede que alguno diga que lo importante es el hoy, el ahora, usando dicha excusa para obviar al disco de los muchachos de Copenhagen. No pierdan el tiempo pensando ese tipo de idioteces y escuchen este disco, por favor.

Bandcamp
Facebook
Earsplit PR



Idolatry - Visions from the Throne of Eyes


Año: 2016
Sello: Humanity's Plague Productions
País de origen: Canadá

Hace poco leí en Facebook un estado escrito por el Dopi, legendario baterista y líder de los desaparecidos Machetazo. Dicho estado decía, palabras más, palabras menos, que el mundo estaba lleno de bandas que no tenían nada para decir, que lanzaban discos que decían poco y nada, y que la cantidad de fans que escuchan Metal Extremo no es tan grande como para cubrir toda la oferta que hay en el mercado. En resumen, hay muchas bandas del montón, editando discos olvidables, para poco público. Y con esto no quiero decir que todas esas bandas sean malas. Algunas, varias de ellas, son simplemente intrascendentes, no tienen con qué destacarse por sobre el resto, carecen de argumentos musicales para sobresalir en un mundillo sobresaturado de bandas mediocres. A Idolatry les pasa eso, justamente: hay demasiadas bandas como ellos.
Formados hace tres años en Edmonton, Canadá, éste quinteto se ha mantenido muy activo, lanzando dos discos compartidos, un EP y un disco full, que es éste que presentamos ahora. Lo de ellos es Black Metal sin mayores agregados que los que ya conocemos, algo que se puede ir comprobando con sólo ver la imagen del grupo. Black Metal influenciado por la escena blacker de los 90's, y punto, nada más que agregar.
No son malos en lo suyo, y hasta tienen algunas virtudes dando vueltas por ahí, pero sin sobresalir en demasía. Tienen mucha energía, y la ira que transmiten se percibe como real, honesta. Además, son intérpretes correctos, nada del otro mundo, pero hacen lo que deben hacer. El problema está en otro lado, a decir verdad. Compositivamente no tienen nada para llamar la atención de la masa de fanáticos del Black Metal, o del Metal Extremo en general. Lo que hacen es demasiado común, trillado, como para que la gran mayoría de los seguidores del Black Metal se fijen en ellos. En todo caso, podrán captar la atención de un puñado de fanáticos acérrimos y no mucho más. ¿Por qué? Por lo que dije: hay muchas, pero muchas bandas como ellos en éste mundo.
El disco comienza con mucha fuerza, y finaliza con la misma energía. Mas, cuesta encontrar algo más que no sea simplemente eso: un derroche de intensidad al cual no supieron cómo acompañar, al cual no supieron darle un marco adecuado con buenas canciones.
Pasan los casi 44 minutos del disco y la sensación de haber escuchado algo intrascendente es demasiado fuerte. Ni siquiera puedo recordar un pasaje medianamente memorable para recomendarles, algún instante destacable. Nada, el disco debut de Idolatry es otro disco de Black Metal, y solamente eso. ¿Lograrán superarse a sí mismos? No lo sé. Lo que sí sé es que necesitan hacerlo, y con suma urgencia. De lo contrario, el olvido los chupará y los borrará del mapa.

Facebook
Bandcamp
Label
Qabar PR

domingo, 13 de agosto de 2017

Diabolical Messiah - Demonic Weapons Against the Sacred


Año: 2017
Sello: Dark Descent Records
País de origen: Chile

Los conocí hace unos años gracias a su primer disco full, el aplastante "Satan Tottendemon Victory!!!". Mas, no los conocí por haber escuchado la primera edición, la del 2010, sino gracias a la gente del sello Caverna Abismal Records, de Portugal, quienes me encargaron la reseña de semejante bomba death metalera. Dicha reedición se hizo en el 2015, año en que mantuve contacto con estas bestias por primera vez. El año pasado estuve a punto de reseñar el split que sacaron junto a Swarm of Terror, el cual me fue gentilmente enviado por los mismísimos Diabolical Messiah. Pero, al leer que la banda había sido fichada por Dark Descent Records (uno de mis sellos favoritos), decidí esperar un tiempo hasta que el segundo disco de la banda chilena estuviera en la calle. El disco en cuestión salió y es éste, "Demonic Weapons Against the Sacred". Un disco que, por cierto, no sólo supera a su bestial antecesor, sino que es uno de los mejores discos de Death Metal que he escuchado en lo que va del 2017.
Incontenibles, los oriundos de Rancagua aniquilan cualquier tendencia melódica o nerd dentro del Death Metal. Señoras y señores, el Death Metal es música oscura, malévola y brutal. Uno puede encarar todo esto desde su propia perspectiva, sin que dicha perspectiva juegue en detrimento de la esencia del género. Mas, lo encares por donde lo encares, el Death Metal no puede perder ni su bestialidad, ni su oscuridad, ni su maldad. Y estos tipos lo tienen tan claro a eso, que me estremecen. O sea, tocan Death Metal tal como siempre debe hacerse: con odio, desde las profundidades del mismísimo infierno, y con un sonido que apabulla de principio a fin. DEATH METAL, con mayúsculas.
Las influencias son las de siempre, pues estos tipos se mantienen siempre fieles a sí mismos. Morbid Angel, Incantation, primeros Immolation, y el sonido clásico de Dark Descent como corolario: voluptuoso, infernal y devastador. Y, claro, son sudamericanos, algo que no es para obviar. Vamos, que en Sudamérica hubo, y hasta hoy en día hay bandas que harían que la Tierra se parte en mil pedazos. Diabolical Messiah es, amigos míos, un claro ejemplo de ello, y es uno de los grupos más imponentes que jamás hayan surgido por estas tierras.
Guitarras que son lenguas de fuego envolviendo al oyente. Una batería imparable, frenética, insana. El bajo aportando una solidez y sobriedad dignas de elogio, y la voz, ESA VOZ, emergiendo desde algún abismo, gutural, inhumana. Acá todo cierra, no hay fisuras ni defectos. Podrán sonar muy familiares las canciones para el oído entrenado. Pero, para ser sincero, cuando la violencia es tan grande, y cuando la música es tan creíble, poco y nada importa la mencionada familiaridad que uno pueda encontrar en las composiciones del grupo.
Escuchen "Christian Cowardly Invaders", "Dominant Wrath of Enemies" o "Necessary Morbid Pleasure", y contemplen cómo el piso se agrieta, la lava comienza a fluir y a arrasar con todo, y entréguense a dicho torrente de lava hirviendo. O, en otras palabras, disfruten de este vendaval de Death Metal de primer nivel.
Por cierto, y para ir finalizando, estos animales se van a estar presentándose en mi provincia, Córdoba, en el marco del festival Criminal Metal Camp. Les pido por favor que no desaprovechen la chance de ver a esta banda en vivo. Si realmente son fans del Death Metal, van a hacer todo lo posible para verlos en vivo. Además, son chilenos, una garantía cuando se trata de música oscura y brutal. Los chilenos deben sentirse orgullosos de tener semejante banda.

Facebook
Bandcamp
Label

Sadism - Alliance


Año: 2015
Sello: Mechanix Records (CD y vinilo de 12") / Australis Records (CD)
País de origen: Chile

¿Alguna vez te pasó que te topaste con un disco que no te llega a romper la cabeza, pero en el cual todo está bien hecho? A mí me pasa todos los días. El -hasta ahora- último disco full de esta muy respetable y longeva banda chilena llamada Sadism es esa clase de disco: no me enloquece, pero no puedo objetarle nada pues está todo en su lugar.
¿No conoces a Sadism? Pues, deberías. Nacidos como banda allá por 1988 en Santiago, la capital del hermano país trasandino, Sadism es una cabal muestra de lo bien que hacen las cosas en dicho país, en materia de Metal Extremo. Ya saben, siempre elogio a los grupos chilenos de Metal Extremo sin medir elogios, y motivos para hacerlo, me sobran. Considero que, detrás de Brasil, Chile es LA POTENCIA sudamericana en dicha materia. Por supuesto, Sadism han hecho mucho para que esto sea así, a no dudarlo.
"Alliance" es el séptimo disco full de la banda en la cual toca el legendario Juan Pablo Donoso, baterista del grupo y miembro de Pentagram (los Pentagram chilenos, claro). Y, como bien dije, posee todo lo que un disco del estilo necesita. ¿Qué estilo? Death Metal hecho y derecho amigos. Puede que encuentren algún viso thrasher dando vueltas por ahí, pero eso es obvio si tenemos en cuenta que éste estilo (el Death Metal) tiene sus orígenes, en parte, en lo más virulento del Thrash Metal.
Disco contundente, preciso, oscuro, rabioso y sin contemplaciones a la hora de atacar al oyente y sus sentidos, el combo chileno saca a relucir esa calidad intrínseca a las bandas con una vasta trayectoria, y que no sólo poseen una extensa trayectoria (casi 30 años ya), sino que han sabido sacarle provecho al paso del tiempo. Canciones como la tenebrosa "Impure & Obscene", la intensa "Scroll" y la demoledora "Pain Will Tears Us Apart", no sólo que dejan al descubierto la pericia de estos tipos, sino que sacan a la luz las falencias de algunas de las bandas de shredders que hoy pululan por ahí, tratando de convencernos de que meter 2000 notas por segundo es una virtud.
Por cierto, Donoso no sólo cumple con una faena de calidad innegable (como así todo el grupo lo hace), sino que el tipo grabo, mezcló y masterizó, con la asistencia de Miguel "Lalo" Toro", en los Sade Studios.
En tiempos de vacas flacas, cuando hay miles de bandas mediocres editando discos que nunca deberían haber salido a la calle, y con un público más preocupado por las redes sociales que por la música, Sadism hicieron tres cosas fundamentales: demostrar que siguen vigentes como el primer día, mantener el nombre de Chile en el lugar que éste país merece en la escena extrema mundial, y demostrar cómo se hacen las cosas en éste terreno. O sea, estos tipos son buenos de verdad.

Facebook
Mechanix
Australis
Against PR

sábado, 12 de agosto de 2017

Najash - La Ofrenda


Año: 2017
Sello: Independiente
País de origen: Argentina

Recuerdo haber reseñado el Demo de esta banda, lo recuerdo claramente. Por aquel entonces, resalté el hecho de que el grupo no abusaba de los ataques brutales, y que preferían la melodía bien comprendida por sobre la velocidad y la bestialidad. Incluso, si no recuerdo mal, los encontré más cercanos al Melodic Death que a otra vertiente dentro del Metal Extremo. A todo esto lo digo apelando a mi memoria, por lo que puedo estar pifiando feo en lo que digo. No importa, sinceramente. Lo que sí importa es que Najash vuelven al ruedo con nuevo material, esta vez en formato de EP. Y con cambios en lo musical. No con grandes cambios, pero sí con cambios lo suficientemente claros como para que no queden dudas de la evolución del combo de Posadas, Misiones.
Más enfocados en otra faceta del espectro musical del mundo del Metal Extremo, la banda saca a relucir una personalidad que los acerca más al Black/Death de corte melódico, antes que al Melodic Death. Siguen apareciendo las armonías épicas, siguen surgiendo arreglos en donde la agresividad se fusiona con otros matices emocionales (hay arreglos que transmiten cierta desesperación, como así también hay otros que evocan imágenes de desolación interna), y no pierden el rumbo ni la identidad jamás. Pero, aquí surgen los cambios, hay más partes rápidas, mayor apego a la crudeza (el sonido es una prueba de ello) y más urgencia en la forma de expresarse. Una canción en particular es la que resume todo esto: "Llenas de tiempo", en donde el repiqueteo de la batería deja al descubierto una necesidad por sacar a la superficie una rabia y, nuevamente, un grado de urgencia que antes no había estado tan explícito en la parte compositiva.
Así y todo, todo lo que escuchamos aquí posee ambas caras; los elementos que estuvieron desde un inicio y los que conocemos ahora, a través de éste EP. Hay un equilibrio bien logrado en todas las pistas, que son cuatro, por cierto. Además, la duración del disco (poco más de 14 minutos), hace que la dinámica no decaiga, que la intensidad sea sostenida.
Grabado en el 2016, el primer EP de Najash posee una cualidad que no todos saben aprovechar, y que se llama Evolución. Sin que esto implique que dicha evolución los ubique en una situación de privilegio de cara al futuro, pero poniendo de manifiesto una clara y sana intención de crecimiento constante. Celebro eso.

Bandcamp
Facebook
Youtube

Stillzone - Tiempos de Odio



Año: 2015
Sello: Independiente
País de origen: Argentina

Este disco tiene una historia particular, por la cual la reseña se tardó mucho más de lo deseado en salir. Primero, le cedí el disco a un colaborador que se especializaba en bandas argentinas. Resulta que a dicho colaborador, el disco en cuestión no le provocó nada, o sea que no obtuvo la inspiración necesario para ponerse a escribir al respecto. Nada nuevo, a mí me pasa constantemente y termino desistiendo de hacer la reseña. Luego, tras saber que mi ex-colaborador no iba a escribir nada sobre este disco, me propuse hacerlo yo. Escuché el disco varias veces y me puse a escribir la crítica en word; guardé el archivo con la idea de publicar la reseña esa misma noche (escribí la reseña un domingo por la mañana, según recuerdo), y cuando volví a casa, me dí con que un corte de luz había hecho mella en mi pc, dañando archivos de windows que derivaron en la pérdida de información. A saber, todos los archivos en word, entre los cuales estaba la reseña de Stillzone, y varios discos de bandas de Hardcore y Thrash, entre los cuales estaba, otra vez, sí, Stillzone.
Afortunadamente, recuperé el disco hace poco gracias a un amigo que me lo cedió (en un CD Teltron; sí, una grabación hecha por él mismo), así que aquí estoy, escribiendo acerca del disco debut de la banda de Buenos Aires. Un disco que me costó al principio, pero al cual luego logré disfrutar. Es que este tipo de bandas, ubicadas entre el Hardcore más metálico, el Thrash más directo y el Crossover, tienen distintas versiones, distintas maneras de expresarse, según la región. Da la casualidad de que en Argentina no hay muchas bandas de este estilo que realmente me gusten. De cualquier manera, y tras varias escuchas, Stillzone terminaron convenciéndome.
Contundentes, enojados y con los estilos bien fusionados, y bien balanceado todo, el grupo que éste año sacó su segundo disco ("Exclusión social"), se apoya en riffs machacantes y agresivos, una base rítmica que se lleva las palmas (una verdadera muralla), y una voz portentosa que irradia ira. Seguro que ya conocemos la fórmula, mas, por conocida no resulta menos efectiva. Ademas, y esto es importante, como grupo están bien parados. No hay individualidades sobresalientes, pero trabajan en equipo y se fortalecen y contagian mutuamente. Eso sirve para que la intensidad sea constante, un flujo de energía inagotable que hace que el disco no decaiga nunca, ni siquiera cuando la música tiende a perder su encanto por culpa de los lugares comunes.
A eso hay que sumarle que algunas canciones son realmente buenas. ¿Cuales? "Información Manipulada" (velocidad demoledora) y el gancho de "Esclavos". O sea, un disco correcto, fuerte y parejo, en el cual hay algunos puntos altos que hacen subir la vara. Para ser un disco debut, nada de esto suena despreciable ¿no? Bien, "Tiempos de Odio" es un disco para no despreciar. Mentiría si dijera que me convertí en fan de Stillzone, y mentiría si dijera que estos muchachos han hecho cambiar mi opinión acerca de la escena Hardcore/Thrash/Crossover argentina. Sigo pensando que la mayoría de bandas argentinas que practican dicha mezcla tiende a caer en la repetición incesante de clichés, fijándose más en las formas que en el contenido, y dándole más importancia al mensaje que a la música. Mas, Stillzone tienen magia, o carisma, o lo que mierda sea. Lo importante es que estos tipos suenan bien.
Por cierto, a la reseña la escribí de nuevo. No iba a copiar y pegar la vieja, eso es una falta de respeto.

Facebook
Youtube
Spotify

viernes, 11 de agosto de 2017

Soulburner - Self Deceiver


Año: 2017
Sello: Australis Records
País de origen: Chile

Otra banda amiga de nuestro blog. Soulburner son viejos conocidos nuestros, y son una banda a la cual respeto profundamente. Es por eso que celebro que tengan en cuenta a Puro Ruido a la hora de difundir su material, pues los tengo en mi más alta estima a los de Concepción. Lo mejor del caso es que ellos practican un estilo con el cual no suelo llevarme muy bien: el Melodic Death Metal. Si bien es un subgénero que disfruté muchísimo en la segunda mitad de los 90's, lo concreto es que mi pasión por dicho estilo quedó allá, en aquellos años dorados. Luego, el estilo cambió, y dichos cambios no fuero muy de mi agrado. Mas, Soulburner hacen Melodeath a la vieja usanza, y como ya dije, esa forma de abordar este tipo de música sí me gusta.
¿Tuvieron la chance de escuchar el material previo de estos chilenos? Bueno, si lo hicieron, ya sabrán que Soulburner no era una banda que hiciera Melodic Death todo el tiempo. Sobre todo en el antecesor de este nuevo opus (Flames of an Endless Disease"), Soulburner metían partes, o incluso canciones completas en las que la palabra melodic desaparecía, y solamente quedaba la etiqueta madre: Death Metal. Pero, resulta que el costado melódico del grupo cobró más fuerza y ganó más espacio, y hoy la banda es 100% Melodic Death, y del bueno.
Contundentes y capaces de crear armonías dramáticas de alto calibre, Ignacio Albarran y sus compañeros sacan a relucir una destreza innata para engendrar composiciones en donde hay tanto Death como Heavy Metal a la Iron Maiden; sí, hay vibrantes melodías a dos guitarras, con aires épicos y momentos trágicos que emanan olor a muerte, pero sin perder la clase jamás, sin recurrir a lo grotesco en ningún instante. A esto hay que sumarle que los tipos no dan respiro, que las canciones se suceden incesantemente, y que la fiereza no pierde ni un ápice de poder en manos de la melodía. Muchas bandas, en su afán por sonar melódicos, terminan sonando blandos e insulsos. Soulburner no cometen ese pecado, logrando un equilibrio entre las partes que les permite obtener un producto equilibrado en todo momento.
Bien las guitarras a cargo del mencionado Albarran y Hans Haeger; tienen recursos y saben cómo usarlos. La base rítmica es precisa y sólida (Alvaro Robles en batería y Matías Guzmán en bajo), y la voz de René Fuentes es agresividad en estado puro, aportando justo lo que la música del grupo pide. O sea, son un grupo compacto y no un cúmulo de individualidades tratando de lucirse de manera egocéntrica. Y eso, amigos míos, se nota en todo momento pues Soulburner derrochan energía, pero sin desbordes, siempre firmes y en bloque.
Ya saben, el Melodic Death no es lo mío, pero eso no implica que haya olvidado que alguna vez, allá en los finales de la década más gloriosa para el Death Metal, esta ramificación haya sido de mi agrado. Soulburner me lo han hecho recordar y, de paso, me han hecho pasar un buen momento.

Facebook
Youtube
Label

jueves, 10 de agosto de 2017

Pighead - Until All Flesh Decays


Año: 2016
Sello: Rising Nemesis Records
País de origen: Alemania

¿Buscan Brutal Death moderno y de calidad? El sello Rising Nemesis Records siempre tiene algo de nivel para ofrecerle al fan del estilo. Aquí hemos reseñado a varias de las bandas editadas por dicho sello, y ahora vamos a darle su espacio a otra banda lanzada por el mismo sello.
El nombre del grupo puede engañar, pues si pensamos en una cabeza de cerdo, lo primero que -tal vez- nos vengan a la mente son cosas tales como pig squeals y el típico Goregrind bruto y desaforado, además de común. Pues no, nada que ver en este caso. Pighead es Brutal Death del siglo 21, con toneladas de cosas tomadas del Brutal Death de fines de los 90's, pero con un sonido netamente hi-fi y arreglos propios del siglo que corre, sobre todo en la parte rítmica. Y, detalle no menor, la voz es bien gutural, poderosa y al frente, con inflexiones que pueden evocar a Glenn Benton o Frank Mullen, pero sin descuidar aspectos un poco más actuales, y hasta usando algún pig squeal como herramienta vocal para dotar de mayor variedad a las vocalizaciones, pero nunca como un lugar común.
El disco comienza con toda la furia, y esa furia permanece inalterable hasta el fin del tercer disco full del combo en el cual hay miembros de ese tremendo grupo llamado Intravenous Contamination. Casi 35 minutos en donde el Brutal Death reina a sus anchas, metiendo rebajes varios, con las consabidas partes en plan Slamming Brutal Death, arreglos intrincados, blast beats inhumanos, disonancias y pesadez al por mayor. O sea, estos teutones no escatiman nada a la hora de echar mano a cuanto recurso tengan a mano, sin que ello los lleve a alejarse del eje de la propuesta. De hecho, en ningún momento se salen del carril los muchachos estos. Lo tienen bien claro: ellos tocan Brutal Death modelo siglo 21, y lo hacen con una claridad de conceptos asombrosa. Y una fuerza aplastante, claro.
Parejo y demoledor, "Until All..." corrompe al oyente a base de composiciones enfermizas y puntillosas en los detalles, dándole a la brutalidad el toque de limpieza obsesiva que la vuelve más brutal, y dándole a la obsesión por la "limpieza" el toque retorcido justo para que la misma sea una herramienta esencial en la búsqueda de la bestialidad. Pues, si hay algo que este disco es, es ser brutal, y de punta a punta. Brutal y moderno. Y dentro de ese marco, hay canciones como "Corrupted" y "The Piggrinder" que descollan. Como así también descolla la producción, con su equilibrio entre lo limpio y lo bestial, con los graves y subgraves fluyendo sin cesar, y dándole a cada instrumento su lugar exacto.
¿Un disco brillante? No lo creo. Pero sí creo que es un disco altamente recomendable, editado por un sello que merece todos y cada uno de los elogios que le he proferido.

Facebook
Bandcamp
Label

Narthraal - Chainsaw Killing Spree


Año: 2016
Sello: Inverse Records/Independiente
País de origen: Islandia

Uno tiende a relacionar a Islandia con el Black Metal, cuando se habla exclusivamente de Metal Extremo. Sin embargo, lo que mucha gente no sabe es que Islandia tiene una incipiente e interesante escena de bandas de Death Metal. No serán muchas, algo obvio si tenemos en cuenta que es un país pequeño con un número de pobladores igual de bajo, pero tienen lo suyo. Narthraal es uno de los grupos islandeses de Death Metal que se esfuerzan por lograr ser reconocidos a nivel mundial. Pero ¿están preparados para lograrlo? Veamos, acá hay algunos puntos para destacar.
Primero que nada, hay que decir que "Chainsaw Killing Spree" es el segundo EP de la banda, antecesor del primer disco full del grupo, "Screaming from the Grave", el cual salió a la calle este año. Lo de ellos tiene mucho del Death Metal que se viene haciendo desde hace más de dos décadas en la meca del Death escandinavo: Suecia. O sea, tienen un sonido podrido, con esa cosa tan cavernosa que caracteriza a las bandas suecas (usan el Boss HM-2), y un buen dominio de la melodía, con lo cual le dan un toque entre épico y dramático a su música. Y no son malos compositores, para nada. En todo caso, son un grupo de compositores e intérpretes más que correctos. Aun así, les falta bastante trabajo para lograr ser una banda de nivel internacional.
Primero que nada, la producción, si bien logra resaltar lo cavernoso que reside en el estilo del grupo, ha dejado algunos puntos sin tocar, tal es el caso de la sensación de dimensionalidad que debe llegar al oyente al escuchar un disco de Death Metal. O sea, no suena de forma envolvente ni avasallante, sino que está más cerca de un Demo ¿se entiende? Rudimentario y con un volumen más bien bajo, la producción casi que atentó en contra de la banda (responsabilidad de Kristinn Bergsson).
Segundo, falta pulir detalles en lo meramente musical. Hacen todo de forma correcta y ordenada. No hay partes innecesarias y se mueven en terrenos que les aseguran firmeza, no hundirse ni perderse en el camino. Pero, es necesario que empujen sus propios límites para, redundancia aparte, así poder romper las barreras que toda banda con deseos de obtener reconocimiento internacional debe sortear.
Fuera de eso, el EP en cuestión, conformado por dos canciones, es un agradable preámbulo que sirve para ir conociendo al grupo de forma previa al disco full. Es decir, acá hay dos canciones que te permiten conocer al grupo, su propuesta, etc, y de paso, encarar la audición del primer larga duración conociendo a la banda. Y de paso, es útil para ir metiéndose en la escena death metalera islandesa.

Bandcamp
Facebook
Label